Mi vida como redactora de textos originales y atractivos para páginas web y blog

Ghost writer

En estas líneas puedes verme. Con mis comas, mis puntos, mis palabras clave, quizás algunos chistes sin gracia y temas difíciles. Soy yo. Hoy, me manifiesto en estado corpóreo. Me lees y casi puedes verme.

Pero en mi escritura habitual de ghost writer (escritora fantasma) ocupo otro plano de la realidad. Soy yo, pero diluida, amoldada y escondida. Me convierto en actriz, impostora y fantasma. Escribo 300, 500 o 2000 palabras encarnada en abogado, experta en marketing o asesora económica. Y cada día paso más tiempo desencarnada, escribiendo por otros.

No puedo contarte los mundos que habito ni las miles de palabras que hilo. Mi propia mente está compartimentada y guardo un secreto en cada rincón. Tengo gavetas para leyes, ingeniería, tecnología, economía, marketing, productos financieros y funerarios… lo que salga. Escribo para que la web del cliente mejore su posicionamiento orgánico; es decir, para que su página salga primero cuando buscas su tipo de servicio en internet. (más…)